• Cantiga.

Vuelves solitario en las noches y corriendo te vas;
La gente callejera dice que te ve caminar;
¿Qué te está ocurriendo?
Vuelves solitario en las noches y te vas corriendo;
La gente callejera dice que te veía durmiendo;
¿Qué te está ocurriendo?
La gente callejera dice que te veía caminando,
con una botella en la mano diciendo:
¿Qué está ocurriendo?
La gente callejera dice que te veía durmiendo;
con la botella en la mano decías:
¿Qué está ocurriendo?
external image botellas.jpg


  • Cuento imaginario.

Érase una vez, en un parque un tanto alejado de la ciudad de Córdoba, en el que vivían un gran abeto, un esbelto pino y un pequeño y hermoso árbol en mitad llamado Cerezo.
Cerezo era muy feliz durante la época en la que su fruto nacía, y el abeto y el pino lo envidiaban mucho, ya que ellos eran grandes y esbeltos pero nadie los apreciaba, todo el mundo prefería estar con cerezo y comerse su fruto.
Pero cuando llegaba el otoño Cerezo se sentía triste, solo y tenía mucho frío, ya que sus hojas desaparecían y no crecían frutos en él.
La gente no lo miraba y el abeto y el pino se reían de cerezo diciéndole que era muy feo y que ellos eran tan poderosos que no perdían sus hojas nunca.
Cerezo, ya cansado de esta situación, decidió marcharse a otro lugar donde no se metieran con él.
Fue a parar a un bosque de castaños, les contó su situación y los castaños lo acogieron sin ningún problema.
Él se lo pasaba perfectamente allí, jugaban, cantaban, charlaban...
En primavera Cerezo le daba cerezas a los castaños y en otoño los castaños le daban castañas a Cerezo.
Pero lo mejor de todo no era eso, si no que los castaños también perdían sus hojas, entonces Cerezo ya no era el único y no se reían de él.
Se sentía ,muy feliz durante todo el año, y ya nunca más hubo nadie que se pudiera reír de él, pues los castaños lo defendían con todo su corazón.

external image 2892_cerezo.jpg


  • Relato.

Aquella mañana el despertador emitió el sonido habitual con el que me despierto siempre. Ese día tenía más sueño de lo normal y me costó bastante oírlo. Cuando finalmente conseguí abrir los ojos, me sorprendí al descubrir que no se había levantado nadie, pero aún así, me vestí, me dirigí al cuarto de baño y me lavé la cara como hacía todos los días. Después me fui hacia la cocina y tomé el desayuno, entretanto seguía pensando lo extraño que resultaba que en casa aún nadie se hubiese despertado.
Cuando salí por las puertas de mi casa eran las ocho y diez , un poco tarde como para llegar puntual al instituto, por lo que me apresuré y fui casi corriendo. En la calle no había nadie, parecía como si la tierra se hubiese tragado a todo el mundo, aunque yo seguí mi camino medio adormilada y pegando tropezones.
Una vez en el instituto mi sorpresa fue mayor al comprobar que tampoco había nadie allí, sin embargo, las puertas estaban abiertas, por lo que sin pensármelo dos veces entré en su interior y recorrí todas las aulas, el patio, la sala de profesores, los pasillos...¡No había nadie!, sólo me encontraba yo y mi sombra que se dibujaba a lo largo del pasillo.
De repente, comencé a escuchar como las puertas se iban cerrando, oía voces a mis espaldas, pasos que se aproximaban..., por lo que mi cara cambió radicalmente de color, tornándose blanca como la pared y con un enorme temblor en las piernas. Sin pensarlo dos veces eché a correr, notaba como alguien me seguía pronunciando unas breves palabras que no alcanzaba a entender del horror que sentía.
Estaba tan asustada que ni por un momento me atreví a girar la cabeza, emprendiendo una fatídica huida por las escaleras, las cuales bajé dando volteretas, ya que debido al miedo que sentí, mis piernas se aflojaron y perdí el equilibrio.
Mientras bajaba dando tumbos por las escaleras pensaba que era demasiado tarde para escapar y sentí como esa persona, o lo que quiera que fuese se acercaba a mí y me alumbraba con una luz, supuse que era una linterna. No podía abrir los ojos, estaba atemorizada, sin embargo, las palabras que escuché me tranquilizaron-¿te encuentras bien niña?-, abrí los ojos y con gran alivio pude observar que se trataba del jardinero del instituto.
Una vez que me pude levantar y bebí un poco de agua, me explicó que ese día era fiesta y que nadie trabajaba. Él se encontraba allí de casualidad, pues había ido a recoger unas herramientas y cuando se marchaba me había visto llegar, por lo que me siguió creyendo que podía tratarse de un ladrón.

Finalmente, volví a casa y les conté lo ocurrido a mis padres, que se rieron conmigo, aunque sólo recordar lo mal que lo pasé aquella mañana hacía que los pelos se me erizaran.
external image 3910211-joven-hermosa-mujer-morena-levantarse-apagar-el-despertador-y-el-bostezo-en-la-ma-ana.jpg

  • Cuento de don Juan Manuel


Un día le dije yo a Patronio que quería tener más amigas, porque me estaba dando cuenta que contar con una sola amiga no era bueno, quería mucha más gente a mi alrededor, con la que salir, divertirme y pasármelo bien, sin embargo, me resultaba muy difícil encontrarlos, por lo que le rogué que me aconsejara que debía hacer:
Beatriz- dijo Patroniog-, érase una vez una niña llamada Margarita que tenía una gran amiga llamada Ana, que estaba siempre con ella, eran amigas desde pequeñas, se lo contaban y lo sabían todo la una de la otra.
Margarita, a pesar de ser Ana su mejor amiga, no se divertía mucho con ella, pues estaba siempre estudiando y apenas salían juntas de marcha.
Un día Margarita conoció a otra chica y empezó a salir con ella, se lo pasaba genial, todo el día estaba en la calle, dejando a un lado a su gran amiga de la infancia.
Pasaron los días y Margarita llegó a convertirse en una niña alocada, poco estudiosa, comenzó a fumar, no aparecía por su casa, llegando incluso a suspender el curso.
Al poco tiempo hubo una disputa entre Margarita y su nueva amiga, la cual no dudó en dejarla tirada para irse con otra gente, no sin antes informar a los padres de Margarita de todas las cosas malas que había hecho su hija, sin decirle a ésta nada previamente y sin darle la oportunidad de que fuera ella la que se lo confesara.
Después de esto, Margarita volvió a quedarse sola, triste y derrumbada, pues sus padres ya no confiaban en ella, ya que Ana se encargó de contarle barbaridades de ella, muchas de las cuales eran inciertas.
Un día, iba caminando sola por el parque cuando se encontró con su antigua amiga, estuvieron hablando un largo rato, se abrazaron, Margarita le pidió perdón por haberla dejado y volvieron a estar juntas para siempre las dos.
Una amiga de verdad siempre va a estar a tu lado, en los buenos y malos momentos, una conocida no dudará
en venderte cuando te descuides, por tanto, elige bien a tus amigos y quédate con los auténticos, aunque sean pocos.

Quién por un mal entendido osa venderte,
cuando se encuentre solo querrá volver a verte.
external image 25438g.jpg

  • Descripción de mi habitación.


Desde la puerta de roble marrón que abre y cierra, se ve toda mi habitación.
Es una habitación medianamente grande con las paredes azules y una de las partes de la pared que está pegando a la cama es de color verde pistacho, el techo es blanco y en él cuelga una lámpara azul que hace juego con la pared. En una de las paredes azules se encuentran muchas fotos pegadas de cuando era pequeña.
Al fondo hay una gran ventana que ilumina toda la habitación, y justo debajo un escritorio de 1m aproximadamente de largo por 1m y pico de ancho. Sobre el escritorio se halla un ordenador de sobremesa y un flexo de color azul. Sobre el suelo y al lado del escritorio hay una silla de color verde pistacho.
Justamente al lado del escritorio está la cama nido en la que duermo. Mide 90cm de largo. Sobre la cama, soportada en la pared, se encuentra una gran estantería con 8 compartimentos en los que tengo colocados objetos de adorno.
Debajo de la cama hay 4 cajones muy grandes en los que tengo guardados libros, zapatos, alguna ropa...
Si seguimos un poco más a la derecha, nos encontramos con un armario en el que guardo la ropa y justo enfrente otro armario, este segundo empotrado, en el que se guardan abrigos.
Es una habitación a la que no le da el sol nunca porque el edificio que hay enfrente lo impide.
En verano se está muy fresquito y en invierno hace mucho frío.
external image mamut8.png

  • Prospecto.

1-. INDENTIFICACIÓN DEL MEDICAMENTO.
LATOSCILINA 600mg

  • Cada comprimido contiene 600mg de modormina, 20mg de adelgatisis 10mg de celoquestina.
  • Latoscilina 600mg se presenta en comprimidos para admistración oral. Las cajas contienen 20 y 25 comprimidos.
  • Latoscilina 600mg pertenece al grupo de medicamentos llamados adelgazantes.
  • Laboratorios Pierdepeso S.N
2-. INDICACIONES TERAPÉUTICAS

  • Latoscilina 600mg está preparado para poder comer en abundancia y no engordar un solo kg, manteniéndole con su peso normal. Especialmente para las personas a las que les gusta comer mucho pero se resisten por miedo a coger mucho peso.
3-. INFORMACIONES PREVIAS A LA TOMA DEL MEDICAMENTO

  • No tome Latoscilina 600mg si:

1. Padece obesidad.
2. Si está embarazada.
3. Si come poco.
4. Si está medicándose con otro tratamiento.
5. Si padece un trastorno alimenticio.
6. Si tiene diabetes.


  • Tenga especial cuidado:
En pacientes con alguna enfermedad en el corazón o hígado.

  • Usos de otros medicamentos:
La modormina puede tener interacciones con los siguientes medicamentos:

1. laxantes

3. insulina

  • Si está embarazada o cree que podría estarlo, no tome Latoxilina 600mg, podría afectar al feto.No apto para menores de 18 años. Para alguna otra sugerencia consulte con su especialista.
  • No sé a detectado que perjudique a la conducción de maquina.
  • No contiene gluten.
4-. INSTRUCCIONES NECESARIAS Y HABITUALES PARA UNA BUENA UTILIZACIÓN.

  • Un comprimido 20 min antes de cada comida y dos en las fechas señaladas como navidad.
  • Latoscilina 600mg debe tomarse de forma oral.
  • Se recomienda tomar los comprimidos con el estómago vacío administrando una pequeña cantidad de agua para tragar el comprimido, así surgirá más efecto.

Mantener este medicamento fuera del alcance y la vista de los niños. No abusar del medicamento. Para más información consulte con su especialista.
external image medicamentos.jpg


  • Carta de amor.

Hola gordo:
Te escribo esta carta porque no me atrevo a decirte a la cara todo lo que te tengo que decir, no me siento capaz, no tengo fuerzas.
Desde hace unos días te encuentro distante, sin ganas de verme, pienso que ya no sientes lo mismo por mí y la gente comenta que me eres infiel cosa que no me quiero creer.
¿Tan mal me he portado contigo?
Creo que lo he dado todo sin pedir nada a cambio, que he cometido errores como todo el mundo porque no soy perfecta, pero no me merezco este sufrimiento que llevo arrastrando conmigo.
Que esta semana no he levantado cabeza ni un solo día, dándole vueltas a lo mismo y ahogándome por dentro, por saber que te estoy perdiendo por momentos.
Cada día me culpo, porque tal vez la culpa la tenga yo, pero luego me paro y pienso ¿ Qué he hecho dios mío?
Que me perdones si no te supe amar, si hice algo mal.
Si después de todo me dices que no quieres saber nada de mí, yo me echaré a un lado, me alejaré de ti. Pero si piensas que voy a arrastrarme no sabes lo equivocado que estás, una cosa es que te quiera y otra muy distinta es que me rebaje por una persona que no siente nada por mí.
Y sí, no niego que me cueste olvidarte, pero lo conseguiré, no quiero lamentar más esta farsa de tenerte y no tenerte.
A partir de ahora aprenderé a vivir sin ti.
external image x1piykpqhc35mxhdgriqs4pab5.jpg

  • Descripción exagerada.

Ayer, cuando iba de camino a mi casa, me tropecé con un tipo un tanto raro.
Tal fue mi asombro que pegué un rebote.
Supuse que era una niña, tan pequeña como un garbanzo, su barriga era tan gorda como un tonel de cerveza, y su vestimenta era tan rara como ella misma.
Su cara parecía un campo de minas, con una nariz más grande que el pico de un águila, su pelo estaba sucio y parecía un estropajo.
Tenía unas cejas enormes, casi más pobladas que la selva amazonas y un entrecejo cubierto de pelos, su frente era tan larga que no se distinguía otra cosa en su rostro y sus labios, cualquier persona los confundiría con los de una carpa.
Sus ojos eran pequeños como dos aceitunas.
Cuando sonreía su boca se veía tan sucia como una pocilga, en la que cualquier cerdo podría haber estado revolcándose tranquilamente y su aroma... su aroma me recordaba a las heces de un caballo.
Era más fea que un frigorífico por detrás.
external image Payaso.jpg

  • Autobiografía picaresca.

Había una vez una niña llamada Amasia, más conocida como la Tana de las 3000.
Nació en Sevilla en un barrio marginal denominado las 3000 viviendas:
Todo comenzó el día que nací. Mi madre solo tenía 15 años y mi padre la abandonó.
Ella se fue a vivir con mis abuelos y allí me crié.
Mi familia era pobre, casi toda drogadicta y vivíamos en un pequeño piso, todos estaban en paro y sin apenas poder comer.
Yo no era feliz, la policía cada dos por tres venía a mi vivienda a detener a alguien de mi familia por pillarlos robando.
Vivía envuelta en un entorno que no me beneficiaba y cuando salía del barrio, la gente me despreciaba y me tenía miedo.
Un día, cuando solo tenía 8 años, mi madre me llevó al mercadillo y me vendió a un mendigo.
Fue lo peor que me pudo pasar en la vida, el hombre me obligaba a hacer cosas que yo no quería y si no lo hacía me apaleaba hasta dejarme medio muerta.
Estuve dos largos años sufriendo, pero yo no me rendía, al contrario, me hacía más fuerte para poder escapar de las garras de aquel malvado.
Finalmente, en un momento de descuido escapé y como no sabía dónde ir, decidí volver a la chabola donde estaba mi familia. Ellos me despreciaron y dijeron que no me quería allí. Llorando me fui y llegué a parar a un centro de menores, donde me acogieron.
Allí si era feliz y por fin pude tener una vida digna.
Estuve 8 años y cuando cumplí los 18 salí, en la puerta me estaba esperando mi madre, un tanto envejecida, esperándome para decirme que me quería, mis únicas palabras hacia ella fuero: "Que te perdone Dios, porque yo podré perdonar pero no olvidar".
Aunque fue duro para mí, y lo que me hubiera apetecido fuera abrazarla, me armé de valor y me marché.
Me coloqué a trabajar y formé una familia.
A pesar de la infancia dura que tuve, pude tirar para delante y nada ni nadie se interpuso en mi camino para ser feliz.
external image beggar2.jpg

  • Glosters.

En colaboración con Álvaro V.




  • Recitación del poema de Miguel Hernández








  • Cuento al estilo de Don Quijote.

En un lugar de Córdoba de cuyo nombre no quiero acordarme, hace muchos años vivía una joven llamada Elvira.
Desde pequeña soñaba con ser modelo, cosa que no podía cumplir ya que estaba gordita y le decían que no podía participar.
Elvira pesaba unos 100kg y era muy bajita, cosa que le impedía aún más poder alcanzar su sueño.
Ella se entretenía mirando las revistas y viendo pases de modelos en la televisión, era tal su afición que su madre tuvo que instalarle un canal en el que solo salían pases de modelos.
Un buen día, decidió montar su propia pasarela, y para ello, sacó toda su ropa y se la llevó a su sótano. Montó un pequeño escenario alargado con varias mesas que tenía allí, pero claro, ¿que era aquella pasarela sin modelos?, así que decidió salir a la calle en busca de personas para que fueran modelos. La gente la miraba horrorizada diciendole que si estaba loca. Solo una amiga suya decidió apollarla y ellas dos fueron al sótano.
Elvira puso música para ambientar mientras se ponían ropa y posaban en la pasarela, la madre de Elvira bajó al sótano y le dijo que se fuera de allí porque su hermano pequeño estaba durmiendo y con la música se había despertado.
Ella y su amiga decidieron ir al bosque, por el camino ella veía filas y filas de ropa y mucha gente montadas en pasarelas con ropa espléndida.
Cuando llegaron al bosque veía a los animales como si fueran tambien personas que estaban desfilando y las ramas de los árboles las veía como enormes pasarelas.
Elvira, dispuesta a subirse en un árbol para desfilar, trepó y su amiga con la cara descompuesta ya que se podía caer la cojió del pie y le dijo que ni se le ocurriera. Se bajó y le dijo que quería desfilar como aquella miss, que resulta que eran pájaros subidos a las ramas de los arboles.
Su amiga la llevó a su casa y le dijo que aquella idea de ser modelo no era apropiada.
Elvira le hizo caso pero de la cabeza no se le quitaba aquella enorme pasarela y esperó el momento para volver a ir y triunfar como una gran miss.
external image DQWindmill.gif

  • Entrevista a Don Quijote.


Despues de mucho tiempo esperando, por fin pude tener una entrevista con el Sr. Don Quijote de la Mancha en la que me contó cosas de su vida personal que nunca antes había desvelado.

+Buenos días señor Don Quijote, me agrada mucho ser la persona que le entreviste.
-Buenos días, es un placer estar hoy aquí.
+Bien, Don Quijote, supongo que sabrá la popularidad que ha causado entre la gente.¿Cómo se siente?
-La vedad es que me alegra mucho saber que la gran mayoría de la gente me quiere y me apoya, pero no me gusta alardear de ello ya que habrá otra gente a la que no le guste mi persona.
+Usted llegó a pensar que los molinos de viento eran gigantes,¿qué le llevó a originar eso en su mente?
-Bueno, como ya sabe me gustaba y me gusta mucho la caballería, desde pequeño soñaba con ser un caballero andante pero las cirscunstancias que tenía me lo impedían. Quise sentir lo que sentía un caballero de verdad.
+¿Alguna vez pensó que aquellos seres monstruosos pudieran acabar con su vida?
-Claro, como todo caballero andante hay veces que se gana y veces que se pierde, de hecho, yo me introduje en este mundo sabiendo sus consecuencias.
+¿Llegó a sentir miedo en algún momento?
-Sí, y mucho, me acuerdo que mi padre de pequeño me decía que los hombres de verdad no podían tener miedo nunca. En aquellos momentos de pánico esas palabras retumbaban en mi cabeza y me preguntaba: ¿cómo no voy a tener miedo cuando me encuentro entre la vida y la muerte?
+¿Sancho le intentaba quitar esas ideas de caballero andante de la cabeza?
-Sí, él lo intentaba, pero como no podía se vino a vivir conmigo las aventuras.
+¿Le importaba lo que la gente pudiera pensar?
-En realidad no, cada persona puede pensar lo que quiera. Mi lema siempre será el mismo: "Que halen de mi, bien o mal, pero que hablen".
+¿Qué tenía Dulcinea que le enamoró?
-Era única, increible, tenía una gran personalidad, jamás llegué a conocer a alguien igual que ella.
+¿Cree que a ella le gustaba que usted fuera caballero andante?
-No lo creo, pero nunca me lo confesó.
+Si pudiera pedir un deseo, ¿cual sería?
-Poder luchar en alguna guerra.
+Y por último, ¿Qué piensa de Miguel de Cervantes?
-Es una gran persona, solo tengo palabras buenas para él.
+Bien Sr. Don Quijote, aquí a cincluido esta magnífica entrevista, le agradezco mucho la sinceridad de sus respuestas. Un saludo y hasta pronto.
-Gracias e igualmente.
external image don_quijote_de_la_mancha_nosologeeks.jpg


  • Pasacalles poético.

El pasado 25 de abril se produjo en el casco antiguo de Córdoba un recital poético con poemas de Miguel Hernández realizado por los alumnos de 3º ESO D del IES Gran Capitán en homenaje al centenario de su nacimiento.
Los alumnos grabaron sus poemas por diferentees monumentos históricos. Recitaron varios poemas, que previamente habían sido elegidos por ellos, en pareja y algunos en solitario.
La idea fue de uno de los alumnos ya que anteriormente tuvieron que realizar un trabajo sobre la biografía de este magnífico poeta.
Causó tal espectación, que los turistas se paraban a contemplar el espectáculos haciendo fotos con sus cámaras.
En uno de los lugares que grabaron, concretamente en La Mezquita uno de los alumnos se tropezó y calló sobre la cámara, afortunadamente no le pasó nada ni al alumno ni a la cámara y pudieron seguir con la grabación.
El próximo día 5 de mayo volverán a repetir su actuación por el centro de Córdoba.
external image P4040063.JPG


flecha_izq_abajo.gif





















flecha_izq_abajo.gif